Soft Skills, qué son y para qué sirven

Definir y establecer una taxonomía de las soft skills es una tarea dificultosa tanto por el concepto en sí mismo como por determinar que capacidades son consideradas soft (blandas). Una de las formas es por contraposición a las hard skills, que tradicionalmente, se consideran aquellas más técnicas y específicas de un puesto de trabajo, que se suelen adquirir en la educación formal.


Se puede determinar que se trata de competencias transversales, habilidades relacionadas con aspectos intra-personales e interpersonales, inteligencia emocional, habilidades sociales y un largo etcétera, que tendrán mayor o menor importancia en función de cada perfil del puesto.


Más allá de definiciones, hay consenso en los profesionales de recursos humanos que este tipo de competencias “blandas” lo que hacen es potenciar todas las hard skills que se tienen habitualmente conseguidas mediante la experiencia y formación técnica. Y cada vez más son evaluadas y desarrolladas en las empresas actuales.


Un estudio de Harvard University y The Carnegie Foundation concluye que el éxito, mantenimiento y crecimiento de una persona en un puesto de trabajo depende en un 85% de sus soft skills, y el 15% restante de sus competencias técnicas. Esto nos lleva a una terrible paradoja ya que el porcentaje de la inversión de los Estados en hard skills respecto al de soft skills se invierte, como concluyen algunos estudios en Estados Unidos, en los que se afirma que el 15% es el gasto que corresponde a las soft y viceversa.


Según el World Economic Forum, para el 2022 estas serán el top 10 de habilidades más demandadas:

  1. Pensamiento analítico e innovación.

  2. Aprendizaje activo y estrategias de aprendizaje.

  3. Creatividad, originalidad e iniciativa.

  4. Diseño y programación de tecnología.

  5. Pensamiento crítico y análisis.

  6. Resolución de problemas complejos.

  7. Liderazgo e influencia social.

  8. Inteligencia emocional.

  9. Razonamiento, resolución de problemas e ideación.

  10. Análisis y evaluación de sistemas.

Como podemos comprobar prácticamente la totalidad de ellas se podrían definir como soft skills. Así, tanto para mejorar la empleabilidad como para tener éxito en el puesto y en consecuencia en la organización debemos prestar especial atención en las estrategias de desarrollo de las mismas.


En general, estas capacidades las vamos desarrollando con el tiempo, la experiencia y van cambiando en función de las circunstancias, pero podemos desarrollarlas activamente y así alcanzar un mayor grado de desempeño.


Las soft skills deberían formar parte de la descripción del puesto de trabajo. En los procesos de selección debería prestarse especial atención a la posesión de dichas capacidades del candidato o su potencial para el desarrollo, ya que según se desprende de los estudios mencionados son predictivas del éxito profesional.


Así mismo, deberían incorporarse al catálogo de puestos de trabajo como transversales y/o específicas de los puestos para promover acciones formativas a partir de las necesidades detectadas, planes de carrera y demás estrategias de recursos humanos.


En +humana, llevamos muchos años centrados en el desarrollo de este tipo de capacidades de forma presencial, pero no siempre la disponibilidad de tiempo o grupos con necesidades similares son adecuadas. Por ello, hemos incorporado un catálogo de acciones que vamos a ampliar y que se pueden realizar online con tutor personal. Se trata de cursos de corta duración con materiales actualizados, video y ejercicios para el desarrollo de estas capacidades.


Para más información consulta nuestros cursos

©2019 +humana

Calle Nuredduna, Palma de Mallorca - Tel. 609665099  - correo: info@mashumana.com